Uribe no quiere una segunda vuelta con Petro
Uribe no quiere una segunda vuelta con Petro

Hoy el panorama de los posibles resultados de la primera vuelta aún es incierto. Si bien las encuestas parecen indicar que Iván Duque tiene un pie seguro en la segunda vuelta, y que se ha decantado la lista de posibles contrincantes, aún no está claro quién ocupará el otro lugar del tarjetón.

En estas seis semanas que faltan para las elecciones, los votantes de los estratos 1, 2 y 3 –que representan el 79,2% de los colombianos– jugarán un papel fundamental en las campañas. Aunque este segmento poblacional siempre ha sido importante cuando de política se habla, en esta ocasión será determinante porque por primera vez son dos candidatos los que se disputan el dominio de este sector.

Todos los que alguna vez hemos estado involucrados en una campaña sabemos que conseguir el respaldo de esta parte de los votantes es difícil, porque no todos los candidatos logran ser reconocidos y queridos por la base de los electores, y quienes lo consiguen se consideran “políticos exitosos”. Si alguien lo ha logrado a lo largo de su vida pública es Álvaro Uribe, tanto así que en las encuestas se refleja que ha sido capaz de endosar parte de este apoyo a Duque, así como en el pasado lo hizo con Zuluaga, Santos y los candidatos que ha apoyado a alcaldías y gobernaciones. Sin embargo, por primera vez tiene un contendor que está peleando por los mismos votos y es fuerte en ese nicho: Gustavo Petro, que está jugando en su terreno, pero a la vez se le está metiendo al “rancho” a Uribe.

Es por esta división y fuga de los votos que al expresidente no le conviene que el candidato de la Colombia Humana pase a la segunda vuelta y se enfrente al del Centro Democrático, pero lo cierto es que –según las últimas encuestas–, Petro es quien está creciendo en los estratos 1, 2 y 3 de todo el país. Adicional a esto, las del próximo 27 de mayo podrían ser las elecciones con menos abstención en la historia del país. Si se mantiene la tendencia de los comicios legislativos, podríamos llegar a cerca de 20 millones de colombianos que acudan a las urnas y se reduciría la abstención al 45%. Esto le abriría una ventana a Petro, quien tiene potencial para ganar el voto de los indecisos.

Pero por otro lado, Germán Vargas Lleras se está mostrando cada vez más fuerte. Su buen desempeño en los debates, sus posiciones moderadas y los recientes apoyos políticos –como el de La U– lo han llevado a conquistar los electores que se consideran de “centro”, y a capitalizar el “voto útil” de quienes creen que los candidatos restantes no tienen opción de disputarle la Presidencia al uribismo o a la izquierda.

Todo indica que, como siempre lo he dicho, las próximas semanas serán las más interesantes de toda la campaña. Aún hay tiempo para alianzas, más debates y que los candidatos sigan mostrando su fuerza en la plaza pública. Insisto, está claro que habrá segunda vuelta y que a Duque no le conviene enfrentarse a Petro en ese escenario, pero serán los electores quienes definan si Vargas consigue un espacio en esa pelea.

Columna del senador en Kien y Ke

Publicado: 2018-04-12
Todos los derechos reservados por Armando Benedetti 2016 - Diseño y Desarrollo por System Makers